fbpx

¿Para qué sirve el CFDI?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

¿Para qué sirve el CFDI?

Ya hemos mencionado este término en artículos anteriores, pero ¿qué te parece si antes de entender para qué sirve, recordamos primero qué es?

Pues bien, el Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI) es el nombre propio de la factura electrónica y a mi parecer, es la forma de hacer documentos electrónicos válidos para el SAT, los cuales deben ser firmados electrónicamente, una vez obtenido su Certificado de Sello Digital (CSD) en el portal de esta Entidad.

Y es que, en el pasado era muy distinto…

Recordemos que hace años, cuando el uso de las computadoras no estaba tan extendido como en la actualidad, la facturación se hacía con recibos de tinta y papel (¡casi a manita!). Pero desde 2004, año en que se aprobó el uso de facturas electrónicas, esto empezó a cambiar. Desde entonces, toda la facturación se realiza por vía electrónica y actualmente se utiliza la versión 3.3 del CFDI. 

Antes de continuar, permíteme hacer un pequeño breviario cultural…

Como sabemos, las facturas electrónicas son archivos informáticos escritos en formato XML; para ser válidos estos deben ser timbrados a través de la aplicación del SAT o por medio de un Proveedor Autorizado de Certificación (PAC). Los PAC son empresas que cuentan con la autorización del SAT para la generación de factura y ¿qué crees?, ¡que CONTPAQi® es uno de ellos!, por lo que -sin duda- en VDE Suite podemos ayudarte con todo este proceso.

Al timbrar una factura electrónica se generan dos archivos: XML y PDF. El PDF es la presentación física del XML y se usa como respaldo de la transacción, tanto para el emisor como para el receptor, aunque el archivo que realmente importa es el XML.

Pero volvamos al tema…

Siguiendo con el tema de los CFDI, te digo que estos están encriptados con estándares de seguridad bastante sofisticados.

Algunos de los datos con los que debe contar (¡ojo! no están en orden de importancia) son: el RFC del Emisor y el Receptor, Domicilio Fiscal del Emisor, CSD con su número de serie asignado por el SAT. Asimismo, dado que un CFDI ampara la existencia de una transacción comercial, debe tener inscrito las características de la misma, como unidad de medida y la descripción y código del bien o servicio vendido, entre otros datos.

¿Y qué tipos de CFDI’s hay?

  1. Comprobante de Ingreso
  2. Comprobante de Egreso
  3. Comprobante de Traslado
  4. Comprobante de Recepción de Pagos
  5. Comprobante de Nómina
  6. Comprobante de Retenciones e Información de Pagos

¿Cuál es el proceso de emisión y validación de un CFDI?

El procedimiento general que ha de seguirse en la emisión, certificación y declaración de los CFDI es el siguiente (esto sí va en este orden):

  1. Emisión del CFDI
  2. Validación del CFDI generado
  3. Certificación del comprobante
  4. Declaración del CFDI certificado
  5. Envío del CFDI al Emisor
  6. Envío del CFDI al Receptor

De estos últimos puntos (tipos y proceso), hay mucho muchísimo detalle por contar peeeero -¡adivina!- no pienso contarte más porque quiero impelerte a que acudas a nuestros cursos, en los que te hablaremos de esto y mucho más y despejaremos todas tus dudas, no sólo del CFDI, sino del proceso Comercial en general. ¡Anímate a conocernos!, ¡te aseguro que no te arrepentirás!

Pero ahora sí, y ya para finalizar, veamos -por fin-, ¿para qué sirve el CFDI?

Yo te diría que el CFDI contiene -básicamente- el detalle sobre las transacciones y el desglose de los impuestos pagados. Es necesario saber que es utilizado para comprobar las avenencias realizadas por las personas (físicas o morales); es decir, justifica en el sistema tributario el pago de impuestos ¡wow!

Este comprobante describe el bien o servicio adquirido, fecha de la transacción, costo y desglose de impuestos correspondientes al pago. Además de lo obvio, que es la sustitución de las facturas tradicionales (en papel) y que garantiza la autenticidad de su origen prístino; y ni qué decir respecto a que ya no corres riesgo de dañar o perder el documento, dado que es digital y emitido por algún Proveedor Autorizado de Certificación (PAC) autorizado por el SAT…, ¡siempre es posible recuperarlo!

En fin, aunque me encantaría continuarte escribiendo más y más detalles del tema, quisiera mejor haberte convencido de que acudas a nuestros cursos o te acerques a mí si te surge alguna duda, ¡me dará tanto gusto interactuar contigo!

¡Te espero entonces y nos leemos en la próxima entrega!